Especificidad

La especificidad del Instituto del Buen Pastor, esto es, aquello que constituye su razón de ser, es la misión confiada por la propia Santa Sede, de difundir la Tradición Católica bajo todas sus formas: doctrinal, apostólica y litúrgica. Así, el IBP prevé colocar al servicio de la Iglesia sacerdotes formados según la tradición litúrgica y teológica de la Iglesia, para asegurar en su ministerio un apostolado integralmente tradicional.

Tal misión es concretizada primeramente por el uso exclusivo del Rito Romano Tradicional (conforme a los libros litúrgicos en vigor en 1962, también llamada “forma extraordinaria del rito romano”) en todos sus actos litúrgicos. Así, el Instituto busca difundir ese tesoro litúrgico de la Iglesia a todos los fieles católicos, buscando ser ayuda en la misión de reevangelización del mundo actual, que debe necesariamente fundarse en la Tradición de la Iglesia.

En segundo lugar, tal misión se concretiza igualmente en la formación espiritual, filosófica y teológica tradicional, particularmente conforme a la teología de Santo Tomás de Aquino, tan recomendada por los Sumos Pontífices. Esta misión implica también la posibilidad dada expresamente por la Santa Sede de una crítica seria y constructiva a los actos controvertidos del magisterio reciente, según los principios teológicos que rigen los diversos grados del magisterio y el asentimiento que les son debidos. Esto no para causar polémica, sino para poner a disposición de las autoridades eclesiásticas sólidos argumentos teológicos para la correcta interpretación o, cuando sea el caso, la corrección de los textos.

Debido a esta preocupación de garantizar una sólida formación académica, los seminaristas de Courtalain tienen la posibilidad de, una vez completados los seis años de estudio en el seminario, obtener un bachillerato canónico en teología por el Instituto Católico de Toulouse. Además, la mayoría de los jóvenes sacerdotes ordenados en el IBP prosiguen sus estudios de formación académica, buscando magísteres y doctorados en filosofía, teología, derecho canónico, etc. También, buscando cumplir satisfactoriamente esta misión, el Instituto promueve coloquios y conferencias sobre diversos temas de teología y filosofía, buscando así tener una voz activa en los debates teológicos actuales. Así, por ejemplo, entre los años 2006 y 2015, los miembros del IBP promovieron en Francia, coloquios y simposios sobre distintos temas: liturgia, tradición o mutación, cuestiones de ontología tomista.

El apostolado del Instituto se puede desenvolver en ámbitos diversos: Parroquias Personales, pero también en capellanías, escuelas, predicación de retiros, obras de caridad, formación sacerdotal, y de laicos, por medio de cursos, conferencias, coloquios, etc. Todo aquello que sirve para el bien de las almas puede ser parte del ministerio de un sacerdote del Instituto.

Please publish modules in offcanvas position.