El seminario de Courtalain

Seminario San Vicente de Paúl (site)

La vocación sacerdotal en el Instituto del Buen Pastor

El Instituto del Buen Pastor tiene su casa de formación, el seminario San Vicente de Paúl, en Courtalain, pueblo de alrededor de 400 habitantes, situado en la diócesis de Chartres (a dos horas de París). La tranquilidad del lugar hace propicia la vida de plegaria y de estudio de la doctrina sagrada para los seminaristas. La formación dura 6 años: un año de propedéutica o espiritualidad, dos años de filosofía, y luego tres años de teología. Durante estos 6 años, bajo la guía del doctor Angélico, los seminaristas estudian los diversos tratados clásicos de filosofía y de teología, pero abordan también los problemas contemporáneos y sus consecuencias prácticas en el dominio de esas dos ciencias. A lo largo de esos años, el candidato al sacerdocio recibe la tonsura y las ordenes menores y mayores, preparándose así, poco a poco, para recibir el sacramento del orden para ofrecer el santo Sacrificio de la Misa que deberá celebrar cotidianamente, y también para administrar los otros sacramentos. Se busca entonces, en el seminario San Vicente de Paúl, unir la vida de piedad y la vida intelectual de los seminaristas, que son los dos pilares de la santidad sacerdotal y de un apostolado fructuoso.

El deseo de entrar al seminario y de seguir la vía del sacerdocio presupone una vida cristiana sólida, con frecuentación asidua de los sacramentos, aplicación a sus deberes de estado, y estando animado de un gran deseo de salvar las almas, con la voluntad de servir a Dios y a la Iglesia católica totalmente. El candidato debe llevar una vida moral coherente con el estado que desea tomar, y debe poseer también las aptitudes intelectuales para aprender la doctrina de la Iglesia, con vistas a poder nutrir espiritualmente el rebaño que le será confiado.

Todo joven católico debe considerar de cara a Dios cual es el estado de vida en el cual, concretamente, podrá servir a Dios de la mejor manera. No se trata de esperar un llamado extraordinario, sino de hacer una elección esclarecida, con su propia inteligencia y voluntad movidas por la fe y la caridad. Para esto, es necesario orar mucho, en particular encomendarse a Nuestra Señora la Virgen María, abrirse a un director espiritual, y tomar una decisión con generosidad. En este proceso de discernimiento, en el caso en el cual un candidato se oriente hacia la vida sacerdotal, es necesario considerar con atención la institución o congregación que le permitirá de mejor servir a Nuestro Señor.

Los candidatos que deseen servir Jesucristo y la Iglesia como sacerdotes del Instituto del Buen Pastor, pueden entrar en contacto con el sacerdote responsable de las vocaciones de lengua española, el Padre Gregorio Lutz-Wiest, en Bogotá, en la dirección de correo electrónico siguiente: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Please publish modules in offcanvas position.